11 – Lunes en acción

-Vamos a darle el beneficio de la duda- era el primer mensaje de whatapp del lunes de Lucas, seguido por -ya estoy organizando el cronograma de recorridas de plazas.-

Clara leía el mensaje y no podía más que sonreír con tanta proactividad.

-¿Todos tienen comida? ¿O tienen que pedir? -preguntó Lucas

La consigna era todos tener su almuerzo antes de las 12. 12:30 Clara se presentaría por la plaza como siempre y 12:35 pasarían los demás en el auto. Si clara estaba sentada con alguien leyendo seguían su camino, sino Clara se les uniría en el auto e irían a otras plazas buscándolo.

Un plan simple y sin fallos, y lo bueno es que si no está vamos a contenerla escribió Natalia en el otro grupo, el grupo sin Clara. Los tres quedaron muy conformes y retomaron las actividades laborales.

-Nati, ¿te puedo decir algo? – preguntó Clara tan sutilmente que Natalia casi no la escucha, fue como un susurro. Natalia levantó la mirada, por encima de su monitor para verla seguido de un – ¡Más bien!

-Gracias, si bien al principio no quería que le dijeras a los chicos de toda esta historia confieso que la han vuelto algo sumamente divertido. Creo que de encontrarlo en otro lugar que no sea en la plaza a nuestro horario no volvería a hablarle pero estoy disfrutando de todo esto.-

Natalia sabía que no era tan así, pero al menos veía que se estaba preparando para cerrar esta historia y dejar de pensar en este tipo, lo cual era muy alentador.

-Estimados, son las 12, Clara avisá cuando llegues a la plaza y avisá si lo encontras. Natalia salí en hora, 12:30 abajo en la puerta, no hagas que me toquen bocina. Franco, te espero 12:25 en la puerta del ascensor, ¡no te vayas con ninguna chica! – Así terminaba el mensaje de Franco. Tal fue la sorpresa del resto del grupo que solo atinaron a dar su “ok”.

A las 12:30 Natalia se encontraba en la puerta del edificio esperando a los chicos, frena un auto azul y se deja ver la sonrisa de Franco cuando el vidrio baja. -No puedo creer que estés acá en hora, esto es un milagro- mientras los dos se ríen Natalia les responde -Llego cuando hay que llegar, ni antes ni después y arráncá que te van a tocar bocina.

El ánimo dentro de ese auto era el mejor, todavía no sabían dónde comerían, o cuántas plazas recorrerían. Internamente esperaban que Clara encontrara a su lector y que este fuera un cuento más que contar los viernes por la noche en el bar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Free Fonts

Fonts Download

Escribir sobre la punta de la i

Pequeños relatos para grandes historias

La vida con Max

Des"arrollo humano a través de la convivencia con un cánido

Monty guidon

Allons cheveux au vent sur Monty guidon

El Chorch

Queriendo tocar madera pero todo es de plástico...

Tem Flor

Liberdade é para Ser Livre!

Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Schnippelboy

Ein Tagebuch unserer Alltagsküche-Leicht zum Nachkochen

Diario de Cuentos

Cuentos, historias, relatos

El Peregrino de Casiopea

Relatos breves, lecturas rápidas.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

Glorivee Rosa

Emprendedora

ISMAEL GOMEZÍA

Mi obra literaria

"Tengo mi Paz"

Otesania (Ote)

Imagine Books

El blog de la libreria On demand

A %d blogueros les gusta esto: