9 – El grupo

De nuevo lunes, ni siquiera había llegado a la oficina y en su celular surgió una notificación.

Ya se había creado un grupo de WhatsApp con Natalia, Lucas y Franco llamado “Aníbal lector”. Rio por la ocurrencia, seguro que había sido Natalia.

El único problema, pensaba Clara, es que este grupo le daba a entender que no se habían olvidado del brindis o del juego del viernes. La búsqueda empezaba en serio.

La primera frase del grupo de WhatsApp era “¡Precisamos datos!” y Natalia que ya estaba sentada en su escritorio esperando que Clara dijera algo, o en su defecto escribiera algo.

-¿Y si trabajamos mejor un rato?- dijo Clara con un tono implorante. Era demasiado que procesar. Extrañaba los almuerzos en compañía, pero recordarlos también era una señal de que no se repetirían. No quería perder las esperanzas, estaba determinada a ir a la plaza hoy y que allí estuviera. Sentado en el mismo banco de plaza con su bolsa de comida y una sonrisa. Como siempre, o mejor dicho como hasta ahora.

Natalia, que ya había creado dos grupos, uno con Clara y uno sin clara, intentaba mostrarse tranquila y comprensiva. Mientras escribía sin cesar en el grupo sin Clara.

Buscaba en su memoria referencias que le diera Clara en las últimas semanas que sirvieran para achicar la búsqueda. Mientras les explicaba que Clara estaba en una fase de negación, esperando ir a la plaza y encontrarlo como si nada hubiera pasado.

-¿Pero vos crees que aparezca?-, escribió Franco en el grupo sin clara. Tanto Natalia como Lucas no creían que apareciera. –Y si tuvo que viajar de urgencia por algo?, Es decir que no desapareció por el beso. Simplemente al no estar en Montevideo no pudo ir a la plaza. Tampoco avisar porque no tiene su contacto– aportó Lucas.

A Natalia le gustó esta posibilidad, quizás toda esta historia de escapismo se podía arreglar hoy. Cuando quiso acordar Clara ya se había ido a almorzar, ahora solo quedaba esperar.

-Natalia avisa al grupo en cuanto llegue Clara, ya siento que las cervezas esas son mías, ¡el viernes las compartimos!- Escribió Lucas. -¡Epa! Esperamos que tengas razón, pero ¿Vale esto de seguir tirando hipótesis? ¡Creo que vas a compartir las cervezas y la cuenta!- Respondió rápidamente Lucas.

La conversación jovial se vio cortada por un mensaje de Natalia -Llegó, no está bien, hablamos después-.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

El Chorch

Queriendo tocar madera pero todo es de plástico...

Emociones en movimiento

Diario de mis clases de canto

Tem Flor

Liberdade é para Ser Livre!

Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Schnippelboy

Ein Tagebuch unserer Alltagsküche-Leicht zum Nachkochen

Diario de Cuentos

Cuentos, historias, relatos

Ciudadela Poética

Palabras como espadas directo a la razón.

El Peregrino de Casiopea

Relatos breves, lecturas rápidas.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

Glorivee Rosa

Emprendedora

ISMAEL GOMEZÍA

Mi obra literaria

"Tengo mi Paz"

Otesania (Ote)

Imagine Books

El blog de la libreria On demand

Mi querida papelera

La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor (E.Hemingway)

HELICON

El lugar donde reside la Ilusión.

Ttinoo Garom

The Liberation of Ar-Tt: Ttinoo Copyright © – Todos los derechos reservados.

Trabaja con Libertad

Trabaja desde donde quieras

ESTATE UN RATO

Mini magazine online

Un Toque Divino

Sazonando la vida con gracia

A %d blogueros les gusta esto: