1 – En este libro

-¿Qué lees? – una voz resonó y la desconcentró. No apreciaba que la molestaran en su hora de la comida, y menos cuando tenía un libro en la falda y su mirada en él.

Levantó la vista. Si bien estaba sentada en un banco de plaza y sentía gente ir y venir de vez en cuando, aprovechaba a abstraerse en la lectura al solcito. Su enojo pareció desaparecer –¿Qué? – dijo Clara mirando a ese hombre castaño de sonrisa gigante.

-Preguntaba ¿Qué lees? – y la miró fijamente esperando una respuesta. Tenía en su mano un libro también y una bolsa de papel con comida. Seguramente serían empanadas pensó ella, empanadas de carne.

-Estoy leyendo un libro de Agatha Christie, me encanta resolver misterios al mediodía ¿y vos? – mientras hablaba se preguntaba por qué estaba dando tanta información. Él, que ya estaba sentado a su lado, la miró y le preguntó – ¿lo leerías en voz alta? –

Después de implorarle un poco Clara accedió a leer en voz alta. Ninguno de los dos contaba con mucho tiempo para almorzar y de esa forma podían comer y leer al mismo tiempo, o esa fue la explicación que él le dio.

No tardaron un capítulo en darse cuenta de que esta forma de lectura era más entretenida. Era más pausada y más conversada de la que ella estaba acostumbrada, pero a la vez lograba disfrutarlo.

Hasta que en un momento él miró el reloj y dijo – Bueno es hora de volver, marcá dónde quedamos y mañana nos volvemos a encontrar acá a las 12:30, ¿te parece? –

Clara no sabía muy bien qué responder, al principio le pareció que este señor le estaba dando órdenes y disponiendo de su tiempo a su antojo, pero a la misma vez no quería que terminara este momento y él le estaba dando una solución, podía ser simplemente una invitación para mañana. Con una sonrisa pensativa respondió –yo salgo a las 12 a almorzar – la miró y con un gesto con la cabeza, cual reverencia, se despidió diciendo -hasta mañana entonces, en este mismo banco y en este mismo libro. –

Clara sonrió ante la ocurrencia, todo parecía un sueño, no quería ver el reloj porque sería como despertar. Metió el libro en la cartera y volvió a la oficina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Free Fonts

Fonts Download

Escribir sobre la punta de la i

Pequeños relatos para grandes historias

Mi perro me ayuda a crecer

Desarrollo humano a través de la convivencia con un cánido

Monty guidon

Allons cheveux au vent sur Monty guidon

El Chorch

Queriendo tocar madera pero todo es de plástico...

Tem Flor

Liberdade é para Ser Livre!

Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Schnippelboy

Ein Tagebuch unserer Alltagsküche-Leicht zum Nachkochen

Diario de Cuentos

Cuentos, historias, relatos

El Peregrino de Casiopea

Relatos breves, lecturas rápidas.

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano

Glorivee Rosa

Emprendedora

ISMAEL GOMEZÍA

Mi obra literaria

"Tengo mi Paz"

Otesania (Ote)

Imagine Books

El blog de la libreria On demand

Mi querida papelera

La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor (E.Hemingway)

HELICON

El lugar donde reside la Ilusión.

Ttinoo Garom

The Liberation of Ar-Tt: Ttinoo Copyright © – Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: